Algeciras, una ruta para conocer a Paco

Hace casi dos años que Algeciras llora la muerte de su hijo predilecto, Paco de Lucía, fallecido el 25 de febrero de 2014 y al que la ciudad ha querido homenajear por distintas vías.

El prolífico artista grabó un total de 37 discos, entre los cuales figuran numerosas colaboraciones, antologías y discos en directo. Además, fue galardonado con dos premios Grammy Latinos, el Premio Nacional de  Guitarra de Arte Flamenco, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes y fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz y el Berklee College of Music, entre otros reconocimientos.

La ruta Paco de Lucía nos permite conocer de cerca la vida del artista desde su nacimiento e infancia, en la calle San Francisco, donde vivió junto a sus padres y sus cuatro hermanos hasta los cinco años de edad.

Francisco Sánchez Gómez, Paco de Lucía, comienza pronto a compaginar la escuela primaria con las clases de guitarra que le impartían su padre y su hermano Ramón. El guitarrista ya ganó algunos premios en 1962, logrando con ello y la ayuda de su hermano, que la familia se mudase a la Calle Ilustración, en Madrid.

Desde esta calle cercana a Príncipe Pío, la carrera del maestro algecireño despegó, catapultándole hasta lo más alto del mundo de la guitarra, donde compartió escenarios y distintos trabajos con Carlos Santana, John McLaughlin y Al Di Meola, entre otros.

Sin embargo, su vida nunca se separó de su Algeciras natal, que fue protagonista de distintos guiños en las creaciones del autor: desde la calle Munición, lugar donde el artista se crió desde los cinco años hasta la Plaza Alta, el mercado de Abastos o la desaparecida playa del Chorruelo, que da nombre a una de las más populares bulerías de Paco de Lucía.

Entre dos aguas

Autor: Nukamari

Así pues, esta ruta, que se puede disfrutar de muchas maneras, es idónea para los amantes de la buena música y de este maestro entre maestros, pero también para los amantes del deporte, de la bicicleta o de la fotografía, pues no deja indiferente a nadie.

La ruta pone a nuestra disposición un buen pedazo de la historia de esta maravillosa ciudad, aliñada con una magnífica banda sonora que le dará un color especial y que nos permitirá exprimir al máximo la experiencia.

Además, debido a lo diverso de su recorrido, que discurre entre calles, gentío, distintos barrios y playas, en esta ruta encontraremos distintos terrenos y desafíos que superar con nuestras dos ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *